La fiducia es un contrato que puede adaptarse fácilmente a las necesidades de las partes que lo componen por medio de las cláusulas del mismo. Este instrumento fija la transferencia de propiedad total o parcial de uno o más bienes a un tercero (fiduciaria), el cual en cumplimiento del contrato pactado los administrará en beneficio del fideicomitente o un tercero.