Poder comprar las cosas que se quieren y no tener que preocuparse por deudas es fácil si se aprende a ahorrar. El ahorro sirve para afrontar eventos que no prevé o para alcanzar objetivos presupuestales, los cuales pueden ser usados en bienes o servicios que le puedan traer un mayor bienestar.