Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
Facultad de Ciencias Económicas



SLIDE CID INCLUSION

 

 

 Una investigación realizada por la MSc. y PhD. Gloria Isabel Rodríguez Lozano, profesora de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Colombia, demuestra que los bancos colombianos no han mejorado de manera sustancial su eficiencia relativa para acrecentar la inclusión financiera, contrario a lo que suele señalar el sector bancario con sus metodologías de medición. A esa conclusión llegó luego de aplicar el Análisis Envolvente de Datos (Data Envelopment Analysis - DEA), metodología no paramétrica de programación lineal que mediante un doble proceso de optimización genera indicadores de eficiencia relativa.

 

 

  

Bogotá D.C., 25 de abril de 2018 (Comunicaciones FCE). La inclusión financiera suele tomarse en cuenta para determinar el grado de desarrollo de un país, debido a que entre más acceso a servicios crediticios o de financiación tenga una población, existe más posibilidades de erradicar la pobreza crónica, sobre todo en sectores rurales. De hecho, existen casos registrados en países como la India donde la apertura de sucursales bancarias en regiones apartadas permitió a las familias aumentar sus ahorros, pagar la educación de los niños y jóvenes y, en general, aumentar las oportunidades de empleo; por otro lado, ahuyentó los riesgos inherentes a la informalidad.

 

En Colombia, según el Reporte de Inclusión Financiera 2016 (Banca de las Oportunidades), se alcanzó el 100 % de cobertura o presencia de algún tipo de punto de acceso al sistema financiero en todo el territorio a comienzos del 2015. Se afirma, además, que los niveles de inclusión, medida a través del porcentaje de adultos con algún producto financiero formal, han sido crecientes a lo largo del tiempo. Entre 2008 y 2016, el número de adultos excluidos del sistema se redujo de 12,7 millones (2008) a 7,8 millones (2016), lo que significó un incremento del 21 % en el indicador de inclusión financiera asociado a los establecimientos de crédito, al pasar 55,5 % (2008) a 76,4% (2016).

 

Para la profesora Gloria Isabel Rodríguez Lozano, adscrita a la Escuela de Administración y Contaduría Pública de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Colombia, si bien en términos generales el país ha mejorado en inclusión financiera, aún existe un desafío enorme para que esto se traduzca en mejores oportunidades para los ciudadanos, sobre todo aquellos más pobres y vulnerables. “Los bancos siguen sin prestarle a quienes realmente necesitan créditos; solo los concede si la persona demuestra tener un buen nivel de recursos económicos; ese es un ejemplo de que la inclusión no funciona como lo aseguran los informes oficiales”.

 

Para determinar el real desempeño de las instituciones financieras en cuanto a inclusión, la académica acudió a una herramienta llamada Análisis envolvente de datos (DEA por sus siglas en inglés), con la cual medió la eficiencia en este tema. Para el estudio recogió información de tres tipos de instituciones: bancos, compañías de financiamiento y cooperativas financieras, las cuales cuentan con datos confiables y de fácil acceso. Por fuera quedaron las cooperativas de ahorro y crédito, que son supervisadas por la Superintendencia de Economía Solidaria y no entregan datos, y las ONG crediticias, que no están vigiladas en el país, aunque son importantes debido a que hacen presencia en lugares donde no llegan otras entidades o incluso el Estado.

 

La profesora Rodríguez aclara que lo ideal hubiera sido contar con cifras de los cinco tipos de entidades financieras, pero con los tres que se trabajó se pudo obtener un panorama bastante cercano a la realidad. Con la metodología DEA, que permite una programación lineal avanzada y un doble proceso de optimización de resultados, la investigadora pudo combinar diversos tipos de datos: la cantidad de oficinas de atención al público, de cajeros automáticos, de datáfonos y corresponsales bancarios en cada una de las instituciones analizadas. Así mismo, el número de operaciones monetarias y el monto de estas, pues no es lo mismo una persona que realice tres transacciones en un día y mueve tres millones de pesos que otra con la misma cantidad de operaciones y mueve 30 mil millones de pesos.  

prof. Gloria Isabel Rodriguez

Según la docente, DEA tiene una gran fortaleza y es que suministra un solo indicador para medir muchas variables en diferentes unidades; por ejemplo, en los indicadores tradicionales se estudia dinero con dinero y el resultado final es un indicador en términos de dinero, pero con esta metodología se pueden utilizar unidades diversas y tener como resultado un único indicador óptimo de eficiencia frente a lo que se estudia.

 

En este caso, los resultados muestran que, de los 23 bancos estudiados, solo 11 son eficientes; de las 23 compañías de financiamiento lo son 2; y de las 6 cooperativas financieras ninguna es eficiente; esto se traduce en que solo el 25 % del total de las unidades estudiadas son eficientes. Y dado que los bancos representan el 85 % de las unidades eficientes, se hizo necesario en la investigación analizar el comportamiento de las entidades financieras sin incluir los bancos; es decir, estudiar solo las 23 compañías de financiamiento y las 6 cooperativas financieras; el resultado muestra que el 38 % de las unidades son eficientes y 62 % ineficiente.

 

“De manera global se puede establecer que los resultados, en términos de eficiencia relativa de las instituciones financieras analizadas, no son los mejores, por lo cual es necesario realizar aún mayores esfuerzos para que las actividades destinadas a mejorar la inclusión financiera efectivamente se concreten. Y cuando se mira el comportamiento exclusivo de los bancos, la investigación también evidencia que el hecho de contar con un mayor número de puntos de contacto con el público no garantiza su eficiencia; algunos bancos que ostentan grandes números de oficinas, de cajeros, corresponsales bancarios o datáfonos tienen resultados bastante bajos, lo que evidencia que no están aprovechando de la mejor manera posible todos estos puntos”, concluyó la investigadora, quien presentó estos hallazgos en el Seminario del Centro de Investigaciones para el Desarrollo (CID) de la FCE UN.

 

Vea la grabación completa de la presentación y la entrevista a la profesora Gloria Isabel Rodríguez: