Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
Facultad de Ciencias Económicas



Bogotá D.C., 24 de enero de 2017 (Comunicaciones FCE – CID). La crisis de la demanda exterior de las materias primas dejó en evidencia la poca diversificación del aparato productivo colombiano; esto a pesar de que en la década de los noventa se eliminaron restricciones vinculadas al comercio exterior, tales como la rebaja de aranceles a la importación y un progresivo desmonte de las regulaciones, barreras y trabas al intercambio. Aunque esta estrategia le permitió al país pasar de exportar 7.244 millones de dólares en 1991 a 35.691 millones en el 2015, no incentivó a la mediana y pequeña empresa para que se consolidara en el mercado global.

De acuerdo con Fabián Jessid Bernal López, magíster en Ciencias Económicas de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Colombia, una empresa tiene mayor éxito al exportar si tiene la capacidad de diversificar sus mercados, importar directamente sus insumos y ubicarse en zonas cercanas a los puertos marítimos de embarque, unas condiciones que no se dan en la mayoría de los casos. Es por eso que el 70 % de las exportaciones todavía se centra en bienes primarios, para los cuales sí existe una logística más sofisticada.

En su tesis de maestría Análisis de las exportaciones colombianas según el tamaño de las empresas (2010-2015), Bernal establece que en el periodo de estudio el número de firmas exportadoras fue bastante bajo, solo el 2,8 % de las empresas activas en Colombia exportaron al menos una vez (27.347 compañías). La situación más crítica es para las empresas más chicas: apenas el 6,1 % de las pequeñas (6.126) y el 0,9 % de las micro (6.827) pudieron insertarse al comercio internacional. En contraste, el 24,7 % de las grandes (2.182) y el 13,3 % (3.598) de las medianas lo hicieron.

Margen de empresas exportadoras en Colombia (2010-2015)

Empresas exportadoras

El magíster explica en su trabajo que al hacer el mismo análisis, pero desde el valor exportado, se encuentra que cerca del 95 % de las exportaciones colombianas fueron realizadas por grandes empresas, de manera que fueron también estas las que presentaron una mayor variación de sus ventas al extranjero durante el 2015, en especial, aquellas dedicadas a actividades minero-energéticas, por cuenta de la caída de los precios internacionales de los commodities.

En segundo lugar de importancia se encuentran las medianas empresas con una participación que osciló entre el 3 % y el 5 % sobre el valor exportado por las grandes. En cuanto a las micro y pequeñas se observa que es bastante bajo en comparación con las de mayor tamaño, lo cual resulta evidente debido a los limitantes que enfrentan en su capacidad productiva. En términos generales, se evidencia que una firma pequeña exporta en promedio $205.000 dólares al año, mientras que una micro $34.500 dólares.

Otro dato llamativo del estudio hace referencia a la supervivencia de las exportaciones a través del tiempo. En este caso, dice el egresado de la FCE UN, se advierte que el 46,1 % de las grandes empresas que realizaron actividades de exportación, lo hicieron de manera recurrente entre 2010 y 2015; en tanto, solo el 18,9 % exportaron una única vez en el periodo. Para el caso de las microempresas exportadoras tal relación se invierte, con el 3,8 % de manera continua y el 59,7 % por una única vez.

En cuanto a los bienes vendidos al exterior en esos seis años de estudio, las micro, pequeñas y medianas empresas exportaron principalmente bienes industriales y agropecuarios; mientras que dos terceras partes de los envíos de las grandes compañías fueron bienes minero-energéticos.

“Uno de los elementos identificados, y que establece una mayor diferenciación entre las firmas, es su tamaño, el cual determina su capacidad productiva y la dimensión del mercado al cual abastecen. Por un lado, se observa que cerca del 95 % del valor exportado a lo largo del periodo 2010-2015 fue efectuado por grandes empresas; en tanto, el 5 % restante provino de las micro, pequeñas y medianas. Por otra parte, a pesar de que el número de firmas exportadoras más representativas en la muestra son las microempresas, se nota que la tasa de supervivencia de sus exportaciones es la más baja de todas, debido a las dificultades que enfrentan para consolidar su actividad productiva en el mercado externo”, establece el autor.

Concluye que factores como una mayor diversificación de destinos de exportación y el hecho de que la firma importe directamente parte de los insumos que emplea en su proceso productivo, resultan ser elementos fundamentales en determinar su éxito o fracaso en el comercio internacional. El riesgo de fracaso, en todo caso, aumenta para aquellas empresas que se ubican en zonas geográficas al interior del país, por cuenta de los costos logísticos y de transporte en los que deben incurrir para llevar sus productos a los puertos de embarque.


Vea la entrevista al magíster en Ciencias Económicas de la UN Fabián Bernal en el siguiente enlace: www.youtube.com/watch?v=yMwjjYeZeDk